Market news

Latest news.
Se subasta el diamante más grande del mundo

Se subasta el diamante más grande del mundo

junio 16, 2016

Imaginen la cara que pondría Audrey Hepburn al ver en un escaparate de Tiffany’s un diamante en bruto de 1.109 quilates del tamaño de una pelota de tenis. No es ficción. Esta piedra histórica que acaba de exhibirse en Nueva York (no en la Quinta Avenida sino en el Upper East Side) fue hallada el pasado mes de noviembre en una mina de Botswana y podría superar los 70 millones de dólares (unos 63 millones de euros) en la subasta que prepara Sotheby’s en Londres el próximo 29 de junio.

David Bennett, responsable de la división de joyería de la casa británica, que cuenta en su historial de ventas con alhajas que pertenecieron a la duquesa de Windsor, a Ava Gardner y a María Callas, entre otras celebridades, reconoce que “el valor de un diamante de estas características es impredecible, en tanto que no existen precedentes que permitan calcular el precio”. Es un misterio, resuelve Bennett, la suma que podría llegar a alcanzar este trozo de carbono puro cristalizado al que han bautizado como Lesedi La Rona, que en la lengua bantú de los tswana quiere decir “nuestra luz”.

Se trata del diamante más grande descubierto desde que, hace más de un siglo, una mina de Pretoria, al norte de Sudáfrica, escupiera de repente más 3.100 quilates en forma de piedra. Ocurrió una mañana de enero de 1905. El legendario diamante Cullinan fue entregado a Enrique VII, quien inmediatamente ordenó tallarlo y engastar las nueve gemas resultantes en varias joyas emblemáticas de la Corona británica, como el famoso Cetro de la Cruz que se emplea durante las ceremonias de iniciación.

En Sotheby’s no descartan una llamada del Palacio de Buckingham durante la puja, que se promete reñida, aunque para Bennett el comprador potencial que manejan encaja más en otro tipo de perfil. “Por un lado, esperamos a comerciantes del sector o también llamados diamantaires interesados en cortar y pulir la piedra a su antojo. Por otro, no descartamos la presencia de coleccionistas privados que deseen diseñar las joyas de sus sueños o bien conservar Lesedi La Rona en su estado natural, como pieza de arte y también como una forma de inversión muy rentable”.

William Lamb, director ejecutivo de la corporación canadiense Lucara Diamond que extrajo la piedra de la mina Karowe, no olvidará nunca aquella llamada de teléfono que le sacó de la cama hace unos meses. “Al principio, como es natural, pensé que se trataba de una mala noticia”, confiesa a LOC el empresario. “Después, cuando me informaron del hallazgo, me quedé en estado de shock durante un rato. No podía creer que fuéramos a hacer historia. Así que esa misma mañana empecé con las primeras gestiones”.

Lamb no disimula el orgullo que le produce estar al frente de la primera subasta pública de una joya colosal, de excepcional transparencia y con más de 2.500 años de antigüedad. “Tradicionalmente este tipo de piedras eran vendidas directamente a la realeza, pero gracias a nuestro empeño y a la ambiciosa estrategia comercial de Sotheby’s la pondremos a disposición de todo aquel que quiera y pueda permitirse pagar lo que cuesta”. Esto es, más de 60.000 dólares por quilate. Aunque podría ser mucho más.

Un estudio elaborado por el Instituto Gemológico de América ha confirmado que Lesedi La Rona pertenece al subgrupo de diamantes IIa, el más raro y codiciado por su pureza y transparencia y también por representar menos del 2% de los diamantes naturales. Otros informes independientes realizados aseguran que la piedra podría llegar a producir el diamante más grande y de mayor calidad pulido hasta la fecha, superior incluso a la Gran Estrella de África, otro Cullinan de 530 quilates que se conserva en el Museo de la Torre de Londres.

Todo dependenrá, en cualquier caso, de la destreza de quien se atreva a realizar el corte. Cuenta la leyenda que en 1908 Joseph Asscher, experto cortador de gemas afincado en Ámsterdam, se desmayó tras conseguir seccionar el Cullinan al segundo intento y tuvo que ser reanimado con champán. Aunque está abierto a todas las ofertas, Lamb preferiría que el futuro propietario mantuviera la pierda en bruto. “Tal y como está, Lesedi La Rona es un diamante único. En cuanto lo corten dejará de ser singular y jugará en la liga del resto de gemas. Entonces ya no habrá vuelta atrás, no se podrán pegar los trozos”.

Londres será la última parada de una gira mundial que, bajo estrictas medidas de seguridad sobre las que Bennett no quiere pronunciarse, ha exhibido la piedra por las sucursales que Sotheby’s tiene en Hong Kong, Dubái, Nueva York y Ginebra. Será a orillas del Támesis, en el exclusivo barrio de Mayfair, donde se escuché el nombre del propietario y la exorbitada cantidad alcanzada a golpe de martillo. Porque ¿quién querría conformarse con un Picasso, un Matisse o un Van Gogh pudiendo eclipsar con una joya a la mismísima Reina de Inglaterra?

Darius Eurobusiness
Author:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Ver más

ACEPTAR